X

Reciba en su correo información interesante y de actualidad sobre diversos temas.

Política de Privacidad
 
Con ocasión de la entrada en vigencia de la Ley Estatutaria 1581 del 17 de octubre de 2012, "por la cual se dictan los lineamientos generales para la protección de datos personales", requerimos su autorización para el tratamiento de la información compuesta por nombre y apellidos, empresa, cargo, correo electrónico y ciudad, según lo dispone el Artículo 9 ¹ de la presente ley, la cual será requerida para acceder al sitio www.safetyworkla.com.
 
El usuario manifiesta que conoce y acepta las siguientes disposiciones:
 
Los datos antes referidos son solicitados por la revista Safety Work para efectos de acceder a los mecanismos interactivos, entre los que se encuentra el NewsLetter. El usuario es libre de suministrarlos o no.
 
La información recibida será incorporada a una base de datos de la cual es responsable la revista Safety Work, quien la utilizará de manera confidencial, teniendo en cuenta siempre las garantías y reservas que impone la Constitución Política, las normas sobre protección de datos personales y demás normas concordantes. Para estos efectos, la revista Safety Work ha adoptado los niveles de seguridad legalmente requeridos para la protección de los datos personales, instalando las medidas técnicas y organizativas necesarias para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y robo de la información facilitada.
 
• La revista Safety Work se compromete a no vender, ceder ni compartir con terceros los datos recibidos en este sitio.
• El usuario autoriza a la revista Safety Work para enviarle a la dirección de correo indicada en el formulario de registro, información técnica, comercial y aquella que considere de
  importancia o esté relacionada con su actividad.  
• El usuario puede ser retirado de la lista de contactos haciendo click en la opción que aparece al final del NewsLetter, de este modo será eliminado de la base de datos.        
 
1-Artículo 9. Autorización del Titular. Sin perjuicio de las excepciones previstas en la ley, en el tratamiento que requiere la autorización previa e informada del titular, la cual deberá ser obtenida por cualquier medio que pueda ser objeto de consulta posterior.
 
 

Introduccion: 

Identificar a tiempo a este tipo de colaborador permitirá evitar que el clima laboral sea afectado.
Usted recibe una queja de uno de sus colaboradores directos, quien tiene el cargo de analista. Le comenta que otra persona de su mismo departamento y nivel, acostumbra a darle encargos relacionados al trabajo en el área. Al inicio, el analista accedía de buen ánimo, pero su actitud cambió al percatarse de que su par intentaba también verificar la calidad de su trabajo y, solapadamente, controlarlo.
 
Los problemas se multiplican cada vez que usted está fuera de la oficina -ya sea por un viaje de trabajo, vacaciones o descanso médico- y surgen situaciones que requieren tomar decisiones rápidas y acertadas. ¿Cómo ordenar las cosas para evitar estos conflictos? ¿Puede alguien estar “a cargo” de otro colaborador, como es el caso de un analista, de un asistente o el de un asistente de un auxiliar o practicante, pero sin que, en efecto, sea su jefe?
 
¿Órdenes de quién?
 
El término “bossy”, en inglés, se refiere a una persona que actúa como jefe, lo que podríamos entender como “mandón”. Se trata no solo de aquellos colaboradores con más años en la empresa, sino también de jóvenes muy capaces y con una altísima asertividad, que siempre gustan ser el centro de atención y están acostumbrados a “atropellar” a compañeros.
 
Estos “jefes de facto” nacen con pedidos simples, como, por ejemplo, pidiendo a un colega que imprima un documento de muchas páginas. El siguiente paso será, seguramente, dar instrucciones al colega sobre su propio trabajo, del tipo “deberías de hacer ‘A’ en lugar de ‘B’”.
 
Suelen estar muy preocupados por sus líneas de carrera dentro de la organización y anhelarán ascender a toda costa, pero en esa estrepitosa carrera, no solo acostumbrarán a decirles a otros cómo hacer su trabajo, sino que también tratarán de minimizar logros ajenos. No serán los mejores para trabajar en equipo.
 
¿Liderazgo irrespetuoso?
 
Muchos de los que caen en “jefear” son personas que hacen muy bien su trabajo y tienen ganas de “comerse el mundo”. Sin embargo, hay que orientarlos y hacerles ver que además de cuidar la eficacia, lo más importante que le toca gestionar a un buen jefe, es la justicia. Si entienden que siendo injustos o hasta irrespetuosos con sus compañeros de trabajo difícilmente estarán en buen camino hacia un cargo de dirección, podrán ir comprendiendo la esencia del rol de un buen líder.
 
¿Qué podemos hacer como directivos para que la “jefitis” no dañe la organización?
 
Marcar la cancha. Asegurémonos que nuestros subordinados sepan exactamente lo que se espera de sus puestos de trabajo. Definamos claramente los roles, responsabilidades y niveles de reporte de cada puesto, para que no quede duda sobre las prerrogativas y cadena de mando.
 
Feedback oportuno. Apenas identifiquemos que un subalterno se esté comportando como un mandón, hagámosle ver las consecuencias de su actitud en sus compañeros, en el trabajo en equipo y en su propio desarrollo. Desarrollemos el diálogo con mucha firmeza, pues un subalterno rebelde podría inclusive querer cuestionar nuestro estilo de dirección y autoridad.
 
Que nadie se deje “pisar el poncho”. Si un mandón detecta que un colaborador accede prestamente a sus pedidos, el “jefear” se le hará más fácil. Instruyamos a nuestros colaboradores al respecto.
 
Comunicación y conflictos. Brindemos entrenamiento y mecanismos para comunicaciones más efectivas, así como técnicas para resolución de conflictos.  
 
Gestión del desempeño. Contemos con sistemas objetivos de evaluación del desempeño, con indicadores concretos y encuestas de 360º.  
  
Promociones. Usemos el sistema de gestión del desempeño como una herramienta importante en ascensos y promociones.
 
Encargos interinos. Si nos ausentamos por varios días de la oficina, siempre debería quedar alguien a cargo de los aspectos más importantes del área.  Podríamos escoger a uno de nuestros subalternos suficientemente experimentado y de no ser posible, podría tratarse de otro directivo que sea par nuestro o en todo caso, nuestro propio jefe.
 
Autor: César Antúnez de Mayolo 
http://cesarantunezdemayolo.com/
 
Esta nota es publicada realizándole modificaciones e indicando su fuente. Está hecha con fines informativos y de difusión del tema. Esperamos no ocasionar incomodidades por mencionar esta publicación en nuestro sitio web. De ser necesario será retirada. Si usted tiene los derechos de algún elemento ubicado acá y desea que sea retirado de este sitio, por favor háganoslo saber a prensa1@safetyworkla.com y así lo haremos.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad