X

Reciba en su correo información interesante y de actualidad sobre diversos temas.

Política de Privacidad
 
Con ocasión de la entrada en vigencia de la Ley Estatutaria 1581 del 17 de octubre de 2012, "por la cual se dictan los lineamientos generales para la protección de datos personales", requerimos su autorización para el tratamiento de la información compuesta por nombre y apellidos, empresa, cargo, correo electrónico y ciudad, según lo dispone el Artículo 9 ¹ de la presente ley, la cual será requerida para acceder al sitio www.safetyworkla.com.
 
El usuario manifiesta que conoce y acepta las siguientes disposiciones:
 
Los datos antes referidos son solicitados por la revista Safety Work para efectos de acceder a los mecanismos interactivos, entre los que se encuentra el NewsLetter. El usuario es libre de suministrarlos o no.
 
La información recibida será incorporada a una base de datos de la cual es responsable la revista Safety Work, quien la utilizará de manera confidencial, teniendo en cuenta siempre las garantías y reservas que impone la Constitución Política, las normas sobre protección de datos personales y demás normas concordantes. Para estos efectos, la revista Safety Work ha adoptado los niveles de seguridad legalmente requeridos para la protección de los datos personales, instalando las medidas técnicas y organizativas necesarias para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y robo de la información facilitada.
 
• La revista Safety Work se compromete a no vender, ceder ni compartir con terceros los datos recibidos en este sitio.
• El usuario autoriza a la revista Safety Work para enviarle a la dirección de correo indicada en el formulario de registro, información técnica, comercial y aquella que considere de
  importancia o esté relacionada con su actividad.  
• El usuario puede ser retirado de la lista de contactos haciendo click en la opción que aparece al final del NewsLetter, de este modo será eliminado de la base de datos.        
 
1-Artículo 9. Autorización del Titular. Sin perjuicio de las excepciones previstas en la ley, en el tratamiento que requiere la autorización previa e informada del titular, la cual deberá ser obtenida por cualquier medio que pueda ser objeto de consulta posterior.
 
 

Introduccion: 

Nos añaden estatura y elegancia, pero debemos usarlos con prudencia, pueden ser realmente perjudiciales…

Pie de Foto: 

Con zapatos de tacón bajo el peso del cuerpo se distribuye de forma homogénea sobre el pie, con tacones, el 75% del cuerpo descansa sólo en los metatarsianos.
Los tacones altos estilizan nuestra figura haciéndonos ver más delgadas, a pesar de esto pueden producirnos serios problemas de salud y convertirse en un sacrificio, no sólo por el cansancio que producen sino por los efectos nocivos que generan.

A la oficina con paso firme

Para trabajar cómodamente debemos usar zapatos adecuados. Recuerda que puedes lucir elegante con tacones moderados que no afecten tu salud. El uso de zapatos altos genera problemas a corto plazo, como ampollas, uñas encarnadas y callos, mientras que a largo plazo incide en la aparición de juanetes y otros problemas. Estas son algunas de las consecuencias del mal uso de estos productos:
 
Lesiones
 
Este tipo de calzado modifica los puntos de apoyo naturales del cuerpo, provocando que el peso corporal se desplace hacia delante. Para corregir la postura y compensar este desequilibrio se producen alteraciones en las articulaciones generando molestias y dolores en rodillas, caderas y espalda. Si los usamos por mucho tiempo, los daños en la estructura ósea pueden ser permanentes causando desde mucho dolor hasta inmovilidad, producto de la afectación de los ligamentos del pie. Además, la inclinación del cuerpo hacia adelante implica un gran esfuerzo para la columna vertebral, alterando el balance natural de la espina dorsal, causando tensión en los hombros. 
 
Callosidades
 
Se generan por la acumulación de células muertas de piel, causada por zapatos estrechos que ocasionan presión y roce. Se presenta en la parte superior o lateral de los dedos del pie o sobre la planta del mismo. 
 
Síntomas
 
•    Endurecimiento de la piel que en ocasiones puede ser doloroso. 

Juanetes
 
Se presentan cuando el dedo gordo apunta hacia el segundo dedo, ocasionando una protuberancia en el borde del pie. Pueden aparecer por el uso continuo de calzado con punta angosta y/o con elevada altura del tacón. Por lo general se producen deformaciones secundarias afectando al segundo, tercer, cuarto y quinto dedo.
 
Síntomas 
 
Dolor que aumenta progresivamente y dificulta la marcha.
Callosidades a nivel de la base de los dedos cuando la deformidad ha sido progresiva
Dificultad para ponerse los zapatos 

Uñas encarnadas
Surgen cuando la uña se incrusta en la piel, producto del calzado estrecho.

Síntomas
 
•    Dolor, incomodidad e hinchazón.
 
 
A la hora de ir de compras
 
Cuando de comprar zapatos se trata, muchas de nos fijamos en el diseño y en las últimas tendencias que dicta la moda, sin verificar si son los más indicados para preservar nuestro bienestar, lo que hace que al final del día terminemos con dolores en los pies que muchas veces se hacen insoportables. Para evitar que esto ocurra ten en cuenta las siguientes recomendaciones:
 
•    Elije bien el calzado, no lo compres apretado pensando que cederá con el tiempo, eso no pasará; al momento de ponértelo los dedos deben tener espacio suficiente para moverse. Recuerda  medirte ambos zapatos y caminar con ellos por el almacén, si no los sientes cómodos no los lleves, por bonitos que sean. 
 
    No utilices tacones que excedan los 4 centímetros de altura; una medida superior produce un daño mayor al pie e incrementa el peligro de una torcedura o caída. Además, no los uses todos los días, altérnalos con zapatos bajitos.
 
•    Ten presente que el calzado ideal es aquel que no es ni muy bajo (suela plana) ni muy alto.
 
    No escojas el tacón puntilla, éste es el más perjudicial, genera problemas de circulación y aumento de la curvatura fisiológica de la columna lumbar, favoreciendo la aparición de lumbalgias.
 
•    Compra los zapatos en la tarde. Los pies se hinchan durante el día y aumentan su tamaño entre un 5 y un 10 por ciento. Por lo tanto, al finalizar el día es el momento ideal para comprar, ya que el pie ha alcanzado su tamaño máximo.
 
•    Evita el calzado de plástico que afecta la transpiración y fíjate que no tenga costuras internas que puedan incomodar.

El calzado no debe comprarse con la vista, sino con el “sentimiento del pie”: debemos ponernos el zapato y verificar que no nos apriete ni duela nada; el zapato debe amoldarse al pie y no viceversa.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad