X

Reciba en su correo información interesante y de actualidad sobre diversos temas.

Política de Privacidad
 
Con ocasión de la entrada en vigencia de la Ley Estatutaria 1581 del 17 de octubre de 2012, "por la cual se dictan los lineamientos generales para la protección de datos personales", requerimos su autorización para el tratamiento de la información compuesta por nombre y apellidos, empresa, cargo, correo electrónico y ciudad, según lo dispone el Artículo 9 ¹ de la presente ley, la cual será requerida para acceder al sitio www.safetyworkla.com.
 
El usuario manifiesta que conoce y acepta las siguientes disposiciones:
 
Los datos antes referidos son solicitados por la revista Safety Work para efectos de acceder a los mecanismos interactivos, entre los que se encuentra el NewsLetter. El usuario es libre de suministrarlos o no.
 
La información recibida será incorporada a una base de datos de la cual es responsable la revista Safety Work, quien la utilizará de manera confidencial, teniendo en cuenta siempre las garantías y reservas que impone la Constitución Política, las normas sobre protección de datos personales y demás normas concordantes. Para estos efectos, la revista Safety Work ha adoptado los niveles de seguridad legalmente requeridos para la protección de los datos personales, instalando las medidas técnicas y organizativas necesarias para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y robo de la información facilitada.
 
• La revista Safety Work se compromete a no vender, ceder ni compartir con terceros los datos recibidos en este sitio.
• El usuario autoriza a la revista Safety Work para enviarle a la dirección de correo indicada en el formulario de registro, información técnica, comercial y aquella que considere de
  importancia o esté relacionada con su actividad.  
• El usuario puede ser retirado de la lista de contactos haciendo click en la opción que aparece al final del NewsLetter, de este modo será eliminado de la base de datos.        
 
1-Artículo 9. Autorización del Titular. Sin perjuicio de las excepciones previstas en la ley, en el tratamiento que requiere la autorización previa e informada del titular, la cual deberá ser obtenida por cualquier medio que pueda ser objeto de consulta posterior.
 
 
 
FOMO es un acrónimo de origen inglés que significa ‘fear of missing out’ en español: miedo a perderse algo en las redes sociales o a quedar excluido de un evento, lo que obliga a los que sufren este síndrome a permanecer conectados a Internet.
 
El universo virtual se ha convertido en una extensión inevitable de la vida real de muchas personas. Los que sufren este nuevo síndrome necesitan estar permanentemente conectados a Internet, y consultar compulsivamente las redes, el correo electrónico o el WhatsApp, por temor a no enterarse de cualquier cosa que suceda en su entorno, a quedar excluido de algún evento o, lo que es peor, a que otras personas puedan estar haciendo cosas más interesantes o divertidas.
 
El deseo de enterarse de las vidas ajenas y contar la propia a los demás –el exhibicionismo o deseo de protagonismo– no son una novedad, la diferencia está en que las nuevas tecnologías nos proporcionan los medios necesarios para hacerlo de forma inmediata, y con imágenes que ilustran lo que queremos contar. Redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram permiten que cualquiera pueda comparar su vida con las de muchos otros en tiempo real.
 
El problema surge cuando la desconexión genera angustia y, al compararse con los demás, el individuo se llega a cuestionar incluso sus propias elecciones. Por ejemplo, cuando una persona quiere pasar la tarde del sábado en casa viendo una película o un partido de fútbol mientras saborea unas palomitas y un refresco, y cuando un mensaje en el celular le revela que unos amigos han quedado para ir a una fiesta, comienza a sentir ansiedad aunque no le apetezca en absoluto asistir, y ya no disfruta de su plan porque no puede dejar de pensar que ellos lo van a pasar mucho mejor.
 
Consejos para prevenir el FOMO
 
Que hayas sufrido FOMO en alguna ocasión o durante un tiempo no significa necesariamente que seas adicto a Internet, pero el uso inadecuado de las nuevas tecnologías puede generar una dependencia de la red que es conveniente prevenir siguiendo algunos consejos:
 
  1. Establece prioridades. Recuerda que la cantidad de información que eres capaz de manejar es limitada y céntrate en las personas y los datos que realmente te interesan o te puedan ser útiles.
  2. Dosifica tu presencia en las redes. Así evitarás ser el intenso del grupo, y  mejorarás tu imagen y tu reputación online.
  3. Pasa a la acción. Si estás permanentemente conectado por miedo a lo que te puedes perder, lo que de verdad te estás perdiendo es la vida. En vez de mirar lo que hacen los demás, y dedicar tu tiempo de ocio a fotografiar, grabar, y publicar tus actividades, disfruta de las buenas experiencias y compártelas con los que te importan.
  4. Aprovecha las redes para enriquecer tu vida social, recuperar el contacto con antiguos amigos o compañeros de estudios o de trabajo, conocer personas con aficiones comunes, mantener el contacto con seres queridos que viven lejos…, y no para aislarte en un pequeño grupo digital.
  5. Analiza y reflexiona. ¿De verdad crees que los que están siempre actualizando su estado y colgando fotos en las redes se lo pasan mejor que tú?
  6. Planifica tu ocio y dedica tiempo a descansar, a no hacer nada, a estar con tu familia y amigos, a practicar tus aficiones.
  7. Haz ejercicio y actividades al aire libre. Es sano, es divertido y favorece la desconexión.
  8. Fomenta el lenguaje verbal manteniendo conversaciones frecuentes, en persona o por teléfono. El tono de voz y los gestos son insustituibles a la hora de transmitir emociones.
  9. Limita el tiempo de conexión diaria. Establece un tiempo máximo cada día –10 o 15 minutos– para acceder a las redes y responder a las actualizaciones de estado. Si alguien quiere contactar contigo tiene otras formas de hacerlo.
  10. Cambia de vida. Puede que sufras FOMO porque no te gusta la vida que llevas; es hora de que te preguntes qué es lo que va mal y qué puedes hacer para cambiarlo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad