X

Reciba en su correo información interesante y de actualidad sobre diversos temas.

Política de Privacidad
 
Con ocasión de la entrada en vigencia de la Ley Estatutaria 1581 del 17 de octubre de 2012, "por la cual se dictan los lineamientos generales para la protección de datos personales", requerimos su autorización para el tratamiento de la información compuesta por nombre y apellidos, empresa, cargo, correo electrónico y ciudad, según lo dispone el Artículo 9 ¹ de la presente ley, la cual será requerida para acceder al sitio www.safetyworkla.com.
 
El usuario manifiesta que conoce y acepta las siguientes disposiciones:
 
Los datos antes referidos son solicitados por la revista Safety Work para efectos de acceder a los mecanismos interactivos, entre los que se encuentra el NewsLetter. El usuario es libre de suministrarlos o no.
 
La información recibida será incorporada a una base de datos de la cual es responsable la revista Safety Work, quien la utilizará de manera confidencial, teniendo en cuenta siempre las garantías y reservas que impone la Constitución Política, las normas sobre protección de datos personales y demás normas concordantes. Para estos efectos, la revista Safety Work ha adoptado los niveles de seguridad legalmente requeridos para la protección de los datos personales, instalando las medidas técnicas y organizativas necesarias para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y robo de la información facilitada.
 
• La revista Safety Work se compromete a no vender, ceder ni compartir con terceros los datos recibidos en este sitio.
• El usuario autoriza a la revista Safety Work para enviarle a la dirección de correo indicada en el formulario de registro, información técnica, comercial y aquella que considere de
  importancia o esté relacionada con su actividad.  
• El usuario puede ser retirado de la lista de contactos haciendo click en la opción que aparece al final del NewsLetter, de este modo será eliminado de la base de datos.        
 
1-Artículo 9. Autorización del Titular. Sin perjuicio de las excepciones previstas en la ley, en el tratamiento que requiere la autorización previa e informada del titular, la cual deberá ser obtenida por cualquier medio que pueda ser objeto de consulta posterior.
 
 
 
La gestión interna de una flota vehicular no es un asunto menor para una empresa, pues una mala administración de ésta representa un riesgo para la seguridad de los usuarios y un potencial gran costo a largo plazo.
 
La vida útil y la seguridad de un automóvil están directamente relacionadas con la clase de uso al que esté destinado y los mantenimientos que se le hagan.
 
Existen dos tipos de mantenimientos para las flotillas vehiculares empresariales: preventivas y correctivas. Las primeras tienen una frecuencia determinada por el fabricante de cada marca y están definidas por el kilometraje, no implican grandes gastos y son absolutamente previsibles.
 
De otro lado, cuando el vehículo presenta alguna falla por desgaste de alguno de sus componentes, se habla de mantenimientos correctivos, e implican revisiones a fondo, cambio de partes como producto del desgaste normal, o de repuestos por daños que muchas veces no son fácilmente identificables, que pueden tomar un buen tiempo y que, en consecuencia, son costosas.
 
 
Para evitar estos  incidentes es fundamental tener un registro preciso de las revisiones y mantenimientos preventivos de todos los vehículos y así  poder detectar necesidades puntuales  y evitar daños mecánicos graves, detención de la operación e incluso accidentes.
 
Otro de los grandes problemas a los que se enfrentan los vehículos para fines laborales es el de tener una gran cantidad de usuarios durante su vida útil, e incluso ser operados por dos y hasta tres personas en un mismo día, así que los conductores no alcanzan a percibir las diferencias de comportamiento del vehículo, porque están acostumbrados a subirse a uno distinto cada vez y así es más difícil identificar potenciales fallas.
 

¿Cuándo hacer las revisiones?
 
Gran parte de los fabricantes de automóviles  recomiendan que los mantenimientos deben hacerse cada 15 mil km. para vehículos de usuarios particulares, pero esta cifra es muy distinta para los carros, camionetas o furgones usados con fines comerciales, ya que generalmente se enfrentan a un mayor desgaste por los tipos de vías, condiciones de la operación y variedad de usuarios, entre otros factores, así que estas revisiones preventivas deben hacerse en la mitad del kilometraje recomendado para otros usos.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad